AnaRosaSanfeliu

Opiniones personales publicadas y otros pensamientos

#yoapoyolafestadelarosa

Escribir artículos de opinión en Castellón es un privilegio, porque no hay semana que el gobierno municipal no te de un buen tema del que hablar.

           A veces creo que son errores no forzados. Otras veces pienso que, tal vez les ha mirado un tuerto; sin segundas. Incluso he llegado a sospechar que es fruto del ansia y la inexperiencia gubernamental. Lo cierto es que, sea por una u otra causa, la cuestión es que este ayuntamiento bicapitaneado por Marco y Nomdedeu, con un grumete en Moviment, siempre andan a vueltas con las tradiciones más castelloneras.

La cuestión es que la pasada semana, en una noche de sábado, de esas en las que aquí mantenemos las rondas de mayo con música de rondalla cantando en la calle, la policía “corrió a gorrazos” verbales al grupo Jacaranda para que dejara de rondar. Lo hizo porque a las dos en punto, la ordenanza municipal dice que ya no puede haber este tipo de espectáculos en la calle.

Está muy bien eso de ser estrictos, pero está mejor, la capacidad humana de ser flexibles. Pero sobre todo, la voluntad política de querer preservar una tradición, una costumbre, una parte de nuestra cultura popular.

           A quienes se llenan la boca en defensa de nuestra lengua, como parte de nuestra idiosincrasia y herencia como pueblo, y hablan de colaboración para su desaparición si no se le da una protección en positivo; deberían también ver estas actuaciones musicales, como parte de esa cultura a preservar.

Sinceramente no entiendo el por qué este ataque repentino y sin argumentos, a una forma de expresar lo que somos. Quiero confiar en que no es porque las rondas de mayo, aquí están vinculadas a la exaltación de nuestra patrona, la Mare de Deu de Lledó.

Como en todas las ciudades, siempre habrá vecinos cansinos que se quejen hasta por respirar, y seguro que alguno se quejará de la música en la calle. Pero ahí es donde se ve la capacidad y buen hacer del gobernante, de saber mantener el equilibrio, siendo permisivo por el bien de todos y de nuestra cultura, por encima del disgusto de uno o dos.

No sentó bien a esta ciudad, el plante de la corporación en la romería y no entrar en la catedral, cuando si se entró en la Basílica. No sentó bien que aquí se criminalicen los actos religiosos y no se acuda a procesiones, pero si se vistiera de nazarena la alcaldesa para tocar el bombo en l’Alcora. Y ahora, desde luego no ha sentado bien que, simplemente no se tenga respeto a una tradición musical.

Afortunadamente todo tiene arreglo y aún quedan tres sábados de mayo para que las rondas envuelvan de fragancia de la música de siempre, las calles de Castellón.

Dame tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 13 mayo, 2016 por en Hablar por no callar y etiquetada con , , , , , , .

Mis tweets

A %d blogueros les gusta esto: