AnaRosaSanfeliu

Opiniones personales publicadas y otros pensamientos

Abrazos de paz

Si yo supiera que mi cuerpo es como un escudo, no dudaría en abrazarte, terrorista. A mí tampoco me importaría sacrificar mi vida, si supiera que con ese abrazo mitigaba el dolor del efecto de los explosivos que te has pegado al cuerpo. Y como yo, seguro que por cada uno de vosotros, kamikazes, habrían miles de personas que tampoco dudarían en daros ese abrazo de paz.  
Creéis que podéis someter a occidente porque asesináis sin piedad, pero aquí, tenemos la memoria que a vosotros os falta porque os reclutan con mentiras y falsas promesas. Aquí sabemos que el precio de la democracia y la libertad de pensamiento, de expresión y de religión es muy caro. De hecho, lo sabemos, porque conseguir nuestro Estado de derecho, ha costado muchas vidas a lo largo de la historia.
Europa ha sobrevivido y luchado contra muchos dictadores, contra grandes despiadados gobernantes y contra asesinos, y nunca ha dado un paso atrás ante ellos. Así que, vuestra lucha, por mucho dolor que cause, tampoco nos va a hacer retroceder ni un centímetro. Ni siquiera para coger carrerilla.  
Los dioses que yo conozco, sean de la religión que sean, no odian, ni matan. Y el mío menos. Quienes opinan otra cosa, piensan en otras épocas y apenas conocen el fondo del cristianismo. No les interesa, es más fácil atacar sin conocer, que preocuparse de entender a quien tienen enfrente.
No sois únicos ni siquiera en esta guerra, y salvajes como vosotros y encomendándose a ese dios que vosotros llamáis Alá, también ha habido otros asesinos, y también fueron derrotados.
Ahora ha sido Paris, pero antes lo fue Londres, y antes lo fue Madrid, y antes lo fue
Nueva York. Y a pesar de que vuestra barbarie destroza vidas y familias, ya podéis daros cuenta, que no estamos dispuestos a cederos ni el gozo de que penséis que os odiamos. No es odio, es repulsa.
Esta guerra no es de Francia, ni de España, ni de Europa, ni de EEUU. Es una contienda entre la vida, la libertad, el respeto y los derechos; frente a la barbarie, la intolerancia, el totalitarismo, y el desprecio que vosotros representáis, porque sois capaces de menospreciar, matar y manipular, a quienes tenéis incluso a vuestro alrededor. Síntoma inequívoco de que habéis perdido la esencia misma de la humanidad, enviando incluso a vuestros hijos a morir, por tratar de salvar vuestro culo.  
Tal vez aquí en Castellón, ahora todo esto pueda parecer lejano. Pero no lo es. Quienes desprecian la vida de esa manera, esos asesinos están en cualquier parte. Podrían estarlo aquí y ahora también. Por eso nunca está de más, deciros y sin pecar de buenismo, que también aquí, también en un rincón de este país, encontraréis miles de personas que se arrojarían a vuestros cuerpos plagados de bombas si, con ese abrazo de paz, se salvará la vida de personas, anónimas cuyo principal motivo de su existencia no tiene más aspiraciones que vivir y dejar vivir.

Dame tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 21 noviembre, 2015 por en Hablar por no callar y etiquetada con , , .

Mis tweets

A %d blogueros les gusta esto: