AnaRosaSanfeliu

Opiniones personales publicadas y otros pensamientos

Paz y patria

​No es solo desazón, es tristeza. Llevamos viendo exiliados de Oriente Medio durante semanas, pero ayer, el cuerpo inerte, débil e inocente de un niño ahogado en la playa, nos ha roto el alma. Él no tenía sueños de libertad, era demasiado pequeño. Murió por el sueño de sus padres que nunca serán ya felices, aunque lleguen a la tierra prometida.​Hace ya días que este asunto me ronda la cabeza para formarme una opinión sobre él y no lo consigo del todo. Escuché de boca de uno de tantos políticos progres, hijos de la alianza de civilizaciones, que la humanidad no tiene fronteras. Y es cierto, las únicas fronteras en un mapa, las hemos impuesto los hombres, porque las fronteras naturales, ya las hemos batido todas. Sin embargo, el buenismo que trataba de pedir el movimiento sin ningún control, se olvidaba de que sí hay otras fronteras, las de la paz y las de la patria.

​Si a estas personas que vemos emigrar les diesen a elegir, seguro que escogerían quedarse en sus casas, en sus tierras y vivir en paz. Y tener un futuro, y estudios, y sanidad y trabajo, sin abandonar el terruño que les vio nacer y que todos, incomprensiblemente, amamos hasta en sus inconvenientes.

​Estos sirios, principalmente, no vienen a Europa porque les parezca mas bonita, sino porque buscan seguridad, derechos y dignidad. Por tanto, vienen a tratar de beneficiarse de lo que a los europeos nos ha costado también muchos siglos de guerras, muertes y penurias.

​Con esto, no estoy diciendo que no haya que aceptarles, que no haya que ofrecerles asilo. Lo que digo es que la solución no es hacerles sitio en Europa, sino ayudarles a que sus patrias sean un lugar de paz y de vida.

​Nos estamos equivocando con la solución. Duplicar nuestra población aquí, es un parche que, además, puede generar la deconstrucción de nuestra envidiada paz. Las “banlieus” de París y algunos de los últimos terroristas son el ejemplo. Personas que en su segunda o tercera generación se han revuelto violentamente contra sus acogedores.  

 La herida, la llegada y la integración no está resuelta. Por mucho que nos pese, los europeos somos muy sectarios y, hasta los podemitas miran con el rabillo del ojo. Con la boca ancha se dicen muchas cosas, pero con los hechos se demuestran otras, estoy cansada de verlo y no en la frontera húngara, sino aquí en nuestros pueblos.

​Porque este drama, que ahora vemos de lejos, realmente, ha de acabar repartido en todos los rincones de Europa, hasta el pueblo más diminuto.

​ 

 Si alguien no quiere aceptarlo, es porque hipócrita hasta para sí mismo, pero las colegialas aparecen en cada frase: “es rumana” o “es morito” (con diminutivo incluido y, si me apuras en valenciano “es moret”,para apaciguar nuestros complejos).

​No. En Castellón, en Borriana, en Onda, en Nules, no estamos preparados para aceptar que ahora que el paro sigue superando el 20%, una avalancha de personas, lo pusiera cerca del 30%. Que tuviéramos que prescindir de servicios, porque los dineros públicos, que son de nuestros impuestos, se los den a otros que, si si, estarán más necesitados, pero que no han contribuido a este Estado del bienestar. No, esta no es la solución.

​Ahora, solo debemos debemos poner un parche para que no mueran mas niños y esas personas se refugien con dignidad. Pero solo es un parche.

​La solución pasa por acabar contra los asesinos, fascistas del denominado Estado Islámico. Pasa por devolver la paz en sus países y que en sus patrias puedan también tener una frontera de paz, como las que ansían cruzar aquí.

Dame tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 4 septiembre, 2015 por en Hablar por no callar y etiquetada con , , , .

Mis tweets

A %d blogueros les gusta esto: