AnaRosaSanfeliu

Opiniones personales publicadas y otros pensamientos

Desnudas y elegantes

La sociedad ha llegado hasta tal punto de hipocresía que ahora, cuando dices alguna realidad, sino suena políticamente correcta, puede significar el escarnio público. Hace unos días, el objetivo de estas actitudes lo fue el alcalde de Granada por decir una realidad como un templo.

Al pobre Jose Torres, en un alarde de sinceridad y sencillez en el trato, se le ocurrió decirles a un grupo de estudiantes que acudieran a la fiesta de su graduación con ropa informal y sin grandes etiquetas. El error fue que, para ilustrar tan sencilla petición, al alcalde no se le ocurrió nada mejor que definir como hombres y mujeres se ponen de etiqueta. “Los hombres cuando mas tapados, más elegantes. Las mujeres, cuanto mas desnudas, más elegantes”.

La voracidad de la hipocresía social no tardó en rebelarse contra tal simplez. Desde las alas progres echaron el grito en el cielo. Sexista, fue lo mínimo que se le dijo.

Cuando sucedió esta polémica, hacia apenas unos días que un grupo de amigas, había dicho estado narrándome con pelos y señales, como sus hijas habían vivido sus fiestas de graduación. Al más puro estilo americano, trajes, vestidos, taconazos y lo que hiciera falta para el fiestorro juvenil. Tanto en graduación de ESO, como de Bachiller, que ahora se hace a todas las edades. Imagínense, 16 o 18 años, según sea.

De todo este dispendio y despropósito de fiestas de nula tradición española, lo mejor fueron las fotos de la fiesta. Había niñas que iban vestidas como verdaderos putones verbeneros. Las minifaldas eran cinturones, los escotes no daban pie al engaño y los tacones más parecían los de Monica Naranjo en el escenario que los de una adolescente de fiesta juvenil. 

 

Habré de creer que los padres que habían pagado esos vestidos, eran de los que pensaban como José Torres, y por eso a sus hijas las permitían ir a la fiesta casi desnudas y por tanto muy elegantes. El problema es que algunos de esos padres, son de los que no tuvieron prejuicios en criticar de sexista al alcalde de Granada, sin mirar que su realidad, superaba con mucho las palabras de Torres.

Es una verdadera pena que ya no seamos capaces de ver la realidad y de actuar de manera sensata y para mejorar nuestra sociedad. Ahora lo importante no es observar lo que se está deteriorando y ponerle solución. Ahora, lo único que interesa es decir las palabras correctas, biensonantes, aunque sean falsas. Sobre todo con la juventud. Esa juventud que mientras se la protege, nos está enseñando que es capaz de vestirse de puton, que es capaz de acosar a un compañero en clase hasta llevarle al suicidio, que es capaz de entrar asesinando a su profesor y a sus compañeros, o que es capaz de golpear a un mendigo o a una anciana para robarle.

Pero como dicen muchos padres, eso mi hijo no lo hace. Aunque la realidad es mas bien así: eso a mi hijo no se lo quiero ver.

Dame tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 17 julio, 2015 por en Hablar por no callar y etiquetada con , , .

Mis tweets

A %d blogueros les gusta esto: