AnaRosaSanfeliu

Opiniones personales publicadas y otros pensamientos

Dos Vueltas

candidatos en discursoDos vueltas y no de tuerca es lo que creo que los ciudadanos necesitamos en estos momentos. Mucho se habla en los períodos pre-electorales de la necesidad de cambiar la ley electoral, pero al final, como todo en este país, nadie coge el toro por los cuernos, no sea que salga como Manolete, en parihuela.

Vistos los resultados de las últimas elecciones y vista la voluntad de los ciudadanos, expresada en tan variopinto panorama, la cosa está clara. Hace falta regeneración y renovación, y no solo en el seno de los partidos (que también) sino también en las estructuras legislativas y de usos que la política utiliza con los ciudadanos.todos votan por igual

Como la gente exige, con buen criterio, ser más partícipe de todo lo público, esa revisión de la ley electoral debería hacerse escuchando a todos y por consenso. No me vale que dos, o si me apuras tres partidos, negocien internamente esa reforma, no. Esa es otra cosa que han dicho las elecciones: no queremos política de despachos, ni para gestionar, ni para planificar, ni para negociar.

Esa necesaria reforma electoral, no sólo debe debatir sobre los porcentajes de acceso a las instituciones y, si favorecen o no a los pequeños o a los grandes. Han de prever circunstancias como a la que ahora se enfrenta la sociedad. Y pasa en la mayoría de ciudades, no sólo en Andalucía, que fue pionera con sus autonómicas.

Nadie cuenta con un mayoritario y absoluto apoyo de los ciudadanos que, no nos olvidemos, es el pueblo soberano. hombrecitos votandoLa gente ha dicho que no quiere rodillos, ni de derechas ni de izquierdas. Esa falta de respaldo popular nos lleva a una tesitura falaz de generalizaciones. A los que las matemáticas les permite gobernar con pacto de centro-derecha, dicen que los ciudadanos han pedido un gobierno conservador. A los que favorecen a la amalgama de partidos escorados a la izquierda, se les llena la boca de que la gente ha votado la izquierda. Y las identidades socialistas, comunistas, nacionalistas o antisistema, se diluyen en algo etéreo con tal de alcanzar el poder.

Craso error, porque la gente de las bases de estos partidos no ha dicho que quiera perder su identidad o que quiera venderse a cualquier precio.

Con esta tesitura, quien más apoyos históricamente ha perdido puede acabar mandando y quien los ha ganado por encima de todos sus records en la historia democrática, quedarse como segundón. Eso a cuatro u ocho años vista, no es baladí.

Por tanto, lo justo sería poner sobre la mesa a aquellos candidatos que puedan demostrar avales y apoyos suficientes para gobernar y que fuera de nuevo el pueblo soberano quien, en esa segunda vuelta, eligiera a su alcalde o presidente. Quienes en sus discursos y programas electorales han alabado la pluralidad y la apertura, deberían ser los primeros en pedirlo.

Dame tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mis tweets

A %d blogueros les gusta esto: