AnaRosaSanfeliu

Opiniones personales publicadas y otros pensamientos

¡Vaya melón!

Abrir melones siempre tiene el peligro de que nadie nos asegura cómo van a salir, si dulces o pepinos. Pero lo cierto es que cada vez más los ciudadanos exigimos a los gobernantes que sean valientes y cojan, al menos, algunos toros por los cuernos.

La constitución y nuestra democracia ya empiezan a ser ya adultas y, como tal, deberá abordar algunas cuestiones en las que el tiempo le está exigiendo una contemporalización. Esta semana, Mariano Rajoy se ha lanzado a abrir un melón que va a tener muchas pepitas con las que tropezar en el bocado. Que los gobiernos municipales se configuren con las listas más votadas de las elecciones. Una medida que evitaría tripartitos, cuatripartitos y pentapartitos con tal de evitar que un partido gobierne, que es lo que suele pasar en España, donde hay gente que es capaz de vender a su madre y a sus ideas con tal de conseguir que su “enemigo” político no gobierne.

La respuesta no se ha hecho esperar, sobre todo desde la izquierda que suele ser el rescoldo que aviva el fuego de los multipartitos. Rápidamente, los socialistas adalides de las libertades han dicho que “p’a tu tia la coja”. Un revés a la voluntad expresa de los ciudadanos que ya se visualizó cuando su candidato a la secretaría general, Eduardo Madina, pidió voto directo a esa secretaría. Los socialistas ven peligrar su funambulismo político con esta libertad, como el que gastan en nuestra provincia, por ejemplo en Vila-real, sin ir más lejos.

Frente a esta falta de confianza en el voto de los ciudadanos y en la decisión de la soberanía popular, ayer se alzó el presidente de la Diputación, Javier Moliner que, ni corto ni perezoso, dio ejemplo de responsabilidad y pidió que los diputados provinciales, que hasta ahora se eligen de manera indirecta, se seleccionen por los ciudadanos en una tercera urna.

Pleno del estado de la provincia

¡Qué Mariano le oiga! Y de paso que escuche al resto de votantes que estamos deseando, no solo que gobierne quien tenga una mayoría holgada, sino que además podamos elegir con listas abiertas a quienes conformen los parlamentos, porque así los políticos deberán estar más cerca de las personas para ganarse, primero su sueldo y segundo la confianza de los ciudadanos.

5 comentarios el “¡Vaya melón!

  1. JO
    31 agosto, 2014

    ¿Como va a gobernar una alcaldesa en minoría?
    ¿Por qué, el 40% de los votos debe pesar más que el 60% restante?
    Los pactos y acuerdos en base a los programas, no tienen nada de indeseables y favorecen la existencia de partidos diversos con diversos matices, más cercanos a las ideas de los diversos ciudadanos, es decir, pluralidad de ideas en lugar de restricción a dos posibilidades: la mala y la peor.

    • Ana Rosa Sanfeliu
      7 septiembre, 2014

      Sería fenomenal que todos los que ahora se alían en ese frente contra la reforma de que sea el alcalde más votado el que gobierne, se dieran cuenta de que un gobierno en minoría significa máxima pluralidad, puesto que para aprobar un proyecto o presupuesto, no tendría más narices que negociar y consensuar.
      De hecho sería fantástico que eso fuera siempre así y no hubieran alianzas pre-establecidas que sólo benefician a los reductos minoritarios que ni siquiera demuestran que tienen el apoyo ciudadano.
      El problema es que menospreciamos a los ciudadanos y a su capacidad de elegir y tomar decisiones, por eso los que se supone que defienden la democracia no aceptan confiar en la decisión de la mayoria

      • JO
        7 septiembre, 2014

        ¡Fenomenal!
        A partir de ahora, siguiendo tu filosofía, el que obtenga la mayoría automáticamente pasa a ser la oposición (adiós sr. Rajoy) y el que pierde que gobierne, por que eso, según tu razonamiento, “obligará a negociar, consensuar y estar más cerca del ciudadano”. ¡?!
        Hazme el favor de releer lo que propones. Vaya melón… el tuyo
        Por cierto ese desprecio a los “reductos minoritarios” es de una prepotencia insultante.
        El voto del que vota al “reducto” no es ninguna mierda que tú puedas, alegremente, tirar a la basura. Eso es cosa de fascismos y otros autoritarismos
        Un hombre, un voto

      • Ana Rosa Sanfeliu
        1 octubre, 2014

        Veo que realmente eres un demócrata y que desde luego abogas por el respeto con las palabras, así que tu te lo has dicho todo…

  2. JO
    1 octubre, 2014

    Creo adivinar, por tus palabras, que algo de lo que he dicho te ha molestado, sin embargo, tu ambigüedad y falta de concreción me impiden saber de que se trata, hurtándome la posibilidad de disculparme si hubiera lugar.

Dame tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mis tweets

A %d blogueros les gusta esto: