AnaRosaSanfeliu

Opiniones personales publicadas y otros pensamientos

Empleo

anuncio periodicoAndamos a vueltas estos últimos días con un estupendo baile de cifras respecto del empleo que, por una vez desde hace bastante tiempo no nos es desfavorable.

Por un lado, el informe mensual de los datos del INEM que nos daba a principios de semana la buena noticia del descenso del número de desempleados en más de 127.000 personas. Al menos eso nos consolida por debajo de esa barrera psicológica de los 5 millones de parados.

Pero además, por otro lado, como si fuera un recién nacido Rajoy vuelve de Bruselas con un pan debajo del brazo que contiene, nada más ni nada menos de 1.900 millones de euros para destinarlos a paliar el gran problema del paro juvenil.

Y hasta aquí, ningún pero. Todo fantástico. Pero ahora llega la segunda parte.

 JR Mora            En primer lugar, está muy bien apoyar a los jóvenes para que consigan empleo; pero qué va a ser de las miles de personas de más de 40-45 años que la crisis los ha lanzado a un paro que se presagia que será irreversible. En una entrevista de trabajo ya no se quiere a los mayores. Ya no sirven. No tienen la misma formación que los jóvenes y luchan en inferioridad de condiciones, a pesar de que tienen más experiencia y encima más cargas familiares.

Los parados no deberían tener edad para poder optar a ser atractivos para la contratación. Las subvenciones no deberían discriminar a esa gente que ahora si está desesperada, porque al fin y al cabo, el joven tiene toda la vida por delante. El mayor lo que tiene delante es una cuenta atrás.

Además me gustaría que todos esos millones realmente se dedicaran a una fórmula de impulso de empleo que de verdad fuera dinámica y dirigida a quienes crean empleo, que son, ni más ni menos que las empresas.

No quiero ver subvenciones a sindicatos ni patronales ni fundaciones tripartitas para hacer cursillos que, por desgracia, he tenido que sufrir, por un lado su malisima calidad y por otro, que el profesor dijera que lo importante era firmar la hoja de asistencia, porque de eso cobraban y que si queríamos firmar e irnos, no había problema. Y no sigo que me enciendo.

Esto tal vez haya pocos que se atrevan a decirlo en voz alta, pero es así. Detrás de esa formación hay mucha rapiña y poca efectividad. Porque si querían formar a los parados deberían pagar formación reglada, universitaria, FP, Masters o lo que quieran, con temarios oficiales reconocidos y donde el alumno ponga también su parte, al menos para valorar lo que le dan. El resto no es más que un timo de la estampita.

Dame tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 8 julio, 2013 por en Hablar por no callar y etiquetada con , , , , .

Mis tweets

A %d blogueros les gusta esto: