AnaRosaSanfeliu

Opiniones personales publicadas y otros pensamientos

Espérame en el cielo

marioHoy hace una semana que despedí a mi primo Mario Edo y creo que siete días son suficientes para haber podido asentar los sentimientos y reflexionar.

Mi madre me contó una vez que, siendo Mario un niño, le pidió a su padre que le comprase una jaula para tener un pequeño pájaro. Elías, su padre y mi tío, a quien le tocó sufrir mucho en la posguerra, le dijo que no. Que nadie era quien para privar de libertad a ningún ser vivo, que los pájaros estaban para volar a su aire, sin prisiones.

Quiero pensar que aquella lección de infancia para él y que también lo ha sido para mí, fue el germen que nos convirtió a ambos en defensores vehementes de aquello que creemos. Yo liberal y él socialista, con esa vocación utópica, viendo el actual socialismo de España, de defensa de los humildes.

Su vocación política le llevó a lo más alto, que pocas personas de un pueblo tan pequeño como Fanzara, han conseguido: ser diputado en las Cortes Generales. Él, sin estudios superiores, sencillo y campechano, era la imagen de la democracia, donde un hombre es un voto y cualquier persona puede tener la oportunidad de llegar a un puesto de gobierno.

Guardo muchos recuerdos de Mario, pero tal vez el que con más celo atesoraré, ahora que en mi pueblo, el odio surge donde antes había vecindad, es algo tan simple como que jamás discutimos sobre política. Éramos familia por encima de todo y la política no era suficiente motivo para romper ese vinculo ancestral.

Él ya no está aquí y puede que fuera la única persona con quien pudiera haber compartido lo que pasó en su funeral. Allí, entre el dolor de su mujer, sus hijas y muchos amigos y familia, tuve que encontrar esa parte de la política que desprecio: la política de la miseria y la hipocresía.

Se dijeron palabras sentidas y bonitas sobre Mario. Pero tuve que soportar que quien dice liderar a algunos socialistas dividiera la sociedad entre “buenos y malos” en función de sus ideas. Es esa política que busca sembrar el odio y que no comprende la riqueza de la libertad de pensamiento.

Eso, unido a que otros de los que hablaron en términos parecidos, fueron quienes intentaron desembarazarse de Mario dentro de su propio partido con malas artes. Quienes intentaron hundirle por ser leal al partido, todavía me repatea más.

La última vez que hablé con Mario fue precisamente de esa bajeza interna que corroe a los partidos políticos en España y no deja medrar los verdaderos ideales. Qué ironía, ¿verdad Mario? Lástima que ahora no me puedas contestar, pero espérame en el cielo que nos quedan grandes tertulias de política de la que no divide, de la que hace grande una sociedad, de la buena.

Dame tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 28 junio, 2013 por en Uncategorized y etiquetada con , , .

Mis tweets

A %d blogueros les gusta esto: