AnaRosaSanfeliu

Opiniones personales publicadas y otros pensamientos

LUV Generation

1971Cuando una empieza a cumplir cierta edad, las cosas empiezan a verse con retrospectiva. Por eso, llegado este día y a 42 años de los dolores de parto de mi madre, pienso que los de mi edad hemos sido una generación privilegiada.

Aunque nacimos en los últimos coletazos de la dictadura franquista, realmente no tuvimos uso de razón hasta la democracia. Por lo tanto, se nos quedan muy grandes y demasiado lejos, las rencillas sectarias de quienes tildan derechas o izquierdas con aquel gobierno que ni conocimos, ni padecimos. Para nada me siento identificada con los que corrían delante de los grises y que, ahora, la serie Cuéntame, pretende que los de mi edad nos sintamos como aquellos adalides de la libertad. Nada de eso. Nosotros somos los que tomamos la comunión el año que mataron a John Lennon y el 23F lo pasamos estupendamente en casa viendo la tele, que para eso nos pusieron casi todo el día dibujos animados, que era lo que más nos interesaba.mazinger

naranjitoPor tanto, la mayoría de las cosas a las que muchos quieren que nos subroguemos a defender con vehemencia, sólo las hemos conocido en los libros de historia.

Nosotros somos los que estrenamos la tele a color para ver a Naranjito. Somos los que hemos hecho lo que nos ha dado la gana. Es decir, hemos hecho lo que nuestros padres no pudieron y a nosotros se nos ha permitido todo.

Somos los que no hemos conocido lo que significa la crisis hasta llegar a los 40 y eso significa que, cuando ahora, en esta depresión económica sin parangón, los expertos se ponen tremendistas, no sabemos descifrar si la crisis será en V, en U, o en L. Es decir, somos la Generación LUV, la que probará como se sale de las crisis modernas. Para bien o para mal.

ositoPor eso, supongo que tampoco sabemos hacer revoluciones. Entre otras cosas, porque hemos nacido entre algodones y pocas cosas se nos han resistido a nuestros deseos. Así que somos demasiado conservadores y demasiado amantes de nuestra parcelita de libertad y gloria.

Tengan en cuenta que el año que nacimos se dio el voto a las mujeres en Suiza, y ahora, de Suiza solo sabemos que hay chocolate, relojes y dinero negro.

Así que tampoco es de extrañar que ahora, cuando los que pueden ser nuestros hijos cogen una cogorza del veinticinco, cuando aun no tienen la mayoría de edad, nosotros tampoco queremos esa responsabilidad. ¿Multar? Eso si que no, a nosotros que no se nos castigue que no hemos hecho nada. Eso es de lo único que somos culpables. De no hacer nada. En este caso, ni saber transmitir a las nuevas generaciones, lo que nuestros padres sí que nos enseñaron. Porque detrás de cada una de nuestras prebendas disfrutadas, si que iba la frase: Ten hijo, como yo no pude hacerlo, disfrútalo tu. Pero ni siquiera del valor del privilegio hemos aprendido. Porque lo que no cuesta, no se valora.

Dame tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 7 junio, 2013 por en Hablar por no callar y etiquetada con , , , , , .

Mis tweets

A %d blogueros les gusta esto: