AnaRosaSanfeliu

Opiniones personales publicadas y otros pensamientos

Prejuicio y sensibilidad

Hace un par de días Youtube se debatía en su línea editorial al retirar el video de David Bowie, “The next day” por considerar que agredía contra la iglesia católica. Poco ha faltado para que los librepensadores enarbolaran sus afiladas lenguas viperinas para criticar tamaña censura. El objetivo de Bowie, por lo tanto conseguido: darse bombo solamente con utilizar el socorrido recurso de vestirse de cura para criticar a la Iglesia.

Dios mío publicado en El Jueves

Dios mío publicado en El Jueves

A mi que soy católica pero tolerante, que salga este señor o Madonna o Sinead O’connor, ridiculizando todo lo que significa mi religión, realmente me la repanfinfla, porque lo que yo tengo que creer o pensar o hacer, no va a variar porque alguien quiera ganar su minuto de gloria de una manera tan desagradable y poco original. Porque lo poco llama la atención, pero el abuso, solo denota la escasez de creatividad.

Lo cierto es que yo prefiero que nada de esto se censurase, porque todos tenemos derecho a decir lo que pensamos. El mismo derecho todos deberían aplicar para respetar lo que piensan los demás: Pero bueno, eso ya es cuestión de ser más persona y más íntegro. Cosa que demasiadas veces es mucho pedir a los famosetes.

Viñeta publicada en la revista Charlie Hebdo

Viñeta publicada en la revista Charlie Hebdo

Lo que de verdad que saca de mis casillas es que siempre sean los mismos lo que puedan ser criticados, satirizados y condenados en el cadalso del espectáculo. Contra el Papa y los católicos, todo se vale. Pero, ¡ay de ti si se te ocurre sacar una tira cómica contra Mahoma, como les pasó a los daneses! En ese caso date por juzgado, condenado y casi muerto (y como te descuides en sentido literal).

Ya no te quiero contar si el objeto de la sátira fueran otros temas más actuales del universo de libreprogresismo: llámese el nacionalismo catalanista, los artistas de la academia o ETA. ¡Madre mía, qué me has dicho! A estos ni tocarlos. Sólo algunos valientes que son capaces de enfrentarse a la censura de los prejucios, como el artista Omar Jérez que, en una performance hace una semana, atravesó San Sebastián vestido de víctima sangrante de ETA y con un simulado cadáver en los brazos. Omar debe andar ya con una diana pintada en la frente a estas horas. Con lo cual, como siempre, ni todos somos iguales, ni al parecer todos merecemos la misma sensibilidad.

Dame tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 13 mayo, 2013 por en Hablar por no callar y etiquetada con , , , .

Mis tweets

A %d blogueros les gusta esto: