AnaRosaSanfeliu

Opiniones personales publicadas y otros pensamientos

Los que no

Nos pasamos tanto tiempo hablando de corruptelas, protestas y sucesos deleznables que, al final, tengo la sensación de que aquellos que disfrutamos de nuestras vidas intentando no hacer daño a nadie, siendo consecuentes y actuando de manera ética, moral y honrada, somos una rara avis.

De hecho, tal vez tengo la sensación de que, ante los ojos de tanto aprovechado y sinvergüenza, quedamos como un poco, el tonto al que se le puede tomar el pelo, o los conformistas.

gente dibu

Pero no lo somos. Así que hoy voy a reivindicar el valor de aquellos que, van al fútbol a ver el partido y no lanzan insultos racistas contra los jugadores de otras razas o países.

El valor de aquellos trabajadores de pequeñas empresas, que son muchos y que han comprendido que su empresario tenía que ajustar el cinturón de todos por salvar la empresa y que cada día hacen más horas para que todo vaya adelante. Porque ellos saben que si de nuevo mejora la situación, también la mejora revertirá en ellos.

calleEl valor de aquellos cargos públicos que no se aprovechan de su cargo; los que no hacen ERE’s falsos, los que no se paran en gasolineras a conocer a amigos de conocidos, a los que no tienen cuentas en Suiza, a los que no piensan cómo aprovecharse de su situación. A todos aquellos que cada día se preocupan por sacar adelante sus municipios y su labor política.

El valor de aquellos políticos que ejercen la política como su pasión y no como una profesión de por vida. Aquellos que trabajan para otras empresas o la suya propia, pero que creen que con su ideología y creencias pueden mejorar nuestra sociedad. Por eso, participan de un partido político sin cobrar y aportando su saber hacer.

una calleEl valor de los sindicalistas, que debe haberlos, que trabajan en su lugar de trabajo y en su profesión, pero que además, (y no en lugar de) defienden los derechos de sus compañeros y de los trabajadores. Vamos, como los políticos, que no hacen del sindicalismo una profesión.

Y la lista sigue. El valor de los que religiosamente pagamos nuestros impuestos. De los que no vamos por la calle destrozando el mobiliario urbano, porque pensamos que es un bien de todos. El valor de los que no lo arreglan todo con una pancarta y son capaces de dialogar y llegar a consensos. El valor de los que no se sienten diferentes por vivir en un lugar u otro.

Para cada uno de estos, a mi se me ocurren personas con nombres y apellidos que nunca saldrán en los titulares de los periódicos, pero que, sin lugar a dudas, hacen que este país siga adelante.

Dame tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 1 febrero, 2013 por en Hablar por no callar y etiquetada con , , , , , .

Mis tweets

A %d blogueros les gusta esto: