AnaRosaSanfeliu

Opiniones personales publicadas y otros pensamientos

Hoy es fiesta

Identificada con el gag del gran Forges

Identificada con el gag del gran Forges

Cuando se acerca la Navidad, asistimos a un goteo interminable de asociaciones, amigos, conocidos y algún espontáneo que amablemente te ofrece una papeleta de lotería. A pesar del incordio de desgaste pecuniario que supone para nuestros escaldados bolsillos esta hemorragia de fortuna, pocos son los que se atreven a renunciar a no tener ni una participación. En nuestro pensamiento queda siempre: si no la compro, esa, seguro que toca.

Así depositamos en decenas y decenas de números correlativos nuestras ilusiones y nuestras ambiciones. La lotería es algo tan mágico y difícil, que los más desgraciados, entre los que me cuento, solo aspiramos a que: al menos, me devuelvan el dinero. ¡Y qué alegría si te lo devuelven!

Aún así, en el fondo de nuestro corazoncito, cada año dedicamos, por lo menos unos minutos a pensar: pagaría la hipoteca, me compraría un coche, costearía la universidad de mi hijo y, si me sobra, me daría un caprichito. Vamos, que hasta los que decimos: no me compres nada, que no me hace falta de nada, sabemos en qué nos lo gastaríamos sin pestañear.

loteria niño         Es más, en momentos de crisis, esa ilusión y aspiración de tener la gracia de la diosa fortuna, nos hace más sensibles y guardamos la lotería bajo llave por si acaso.

Por eso, cuando escuchas que un estafador ha engañado a sus vecinos con la lotería, recaudando dinero para décimos, que jamás compró ni entregó, como ha sucedido en Benicarló, piensas que no sólo se ha jugado con la confianza y el bolsillo de los vecinos, sino también con los sueños de la gente.

Afortunadamente, a diferencia de la obra de Buero Vallejo, Hoy es fiesta, donde en una comunidad de vecinos de la posguerra, les tocaba una lotería que al final resulta falsa, en Benicarló, al supuesto número de la suerte, no le cayó el gordo. Por lo menos, los castillos en el aire no se han derruido, excepto por los 700 euros estafados.Hoy es fiesta en los escenarios con la compañía Univalle

Han pasado seis lustros desde que el dramaturgo estrenara esta obra, pero sigue tan vigente, como que en un día como hoy, viernes 4 de enero y en vísperas de la noche de Reyes, volveremos a soñar con que el niño nos deje la suerte. Pero si no es así, no se preocupen, que siempre nos quedará la salud.

Dame tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 4 enero, 2013 por en Hablar por no callar y etiquetada con , , , .

Mis tweets

A %d blogueros les gusta esto: