AnaRosaSanfeliu

Opiniones personales publicadas y otros pensamientos

El fin del mundo

eternidadLa ventaja de ser católico es, que mañana cuando se acabe el mundo, a nosotros nos queda lo mejor, nos queda toda la eternidad. Eso sí, lo que no pienso permitir para el resto de los tiempos es lo que me está tocando vivir y soportar en este mundo terrenal.

A partir de mañana, cuando el mundo ya no sea mundo, a todos esos estúpidos que siembran el odio para ganar votos, los pienso desterrar de mi eternidad. Que uno a la Tierra lo traen nacido, pero a la eternidad, como en el matrimonio, a tu pareja la eliges. Por tanto, a los chillones impresentables que espolean a la gente y sólo saben sumar adeptos poniendo un enemigo común. Personajes sin ideas, sin propuestas y sin alternativas, con esos, a la hoguera del olvido.

Tampoco creo que queden muchos, porque de estos, la mayoría se proclaman ateos, con lo cual, me temo que tampoco su futuro pasa por vivir la eternidad, menos mal.

fin del mundoEn el fin del mundo, pienso dejar atrás a los abusadores que desde su plataformas bancarias, pretenden apretar la soga a los ciudadanos de a pie, cuando a ellos, por gentileza del bolsillo de todos, les hemos quitado del cuello su horca. A ellos los mando a la desidia de la desaparición. Aunque me temo que como los fariseos de la Biblia, tampoco tienen mucho futuro en la eternidad.

De paso, en esta limpieza del final del mundo, propongo eliminar de nuestra eternidad a los que se promulgan para políticos pero su única aspiración es el protagonismo personal y el engrose de su bolsillo. Advierto, que no pido la desaparición de la clase política, porque habrá que dirigir la eternidad y yo tengo otros planes para este tiempo. Pero los políticos de esta perpetuidad que se nos viene encima tendrán su carrera limitada. Mientras dirijan su responsabilidad, no les faltará de nada que para eso serán responsables de sus actos y de cumplir objetivos, como en una empresa. Pero cuando se vayan, lo harán con lo que llegaron, ni un céntimo más, ni uno menos.

mayaY ya de paso que me pongo, en esta nueva intemporalidad que me espera, no pienso aguantar estupideces de los que miran por encima del hombro; de los que se piensan que son más que otros en atención a cualquier excusa, llámese dinero, posición o lengua. Me permitiré el lujo de desterrar de mi eternidad a los que no comprenden que hay más razones para separarnos que para unirnos. Todos estos, me sobran.

Dame tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 21 diciembre, 2012 por en Hablar por no callar, Uncategorized y etiquetada con , , , , .

Mis tweets

A %d blogueros les gusta esto: