AnaRosaSanfeliu

Opiniones personales publicadas y otros pensamientos

Odio

La verdad es que no es fácil resistirse. Es demasiado hiriente. La forma más fácil de unir a las personas es fomentar el odio hacia un enemigo común. Pero esta forma de manipulación es tan vil, que cuando eres consciente de que lo están utilizando, no puedes más que detestar a quien la gasta.

Y en este país estamos demasiado cansados de esa política barata de bajos instintos, que solo sabe salir adelante fomentando el odio hacia el de enfrente. Son tantos años seguidos que es cansino. O eres de los míos o estás contra mí. Lo peor de esto es que, quienes infunden este sectarismo son aquellos a los que se les llena la boca de palabras como libertad, tolerancia o talante.

            Ahora, por si fuera poco el peligro de las dos Españas que Machado nos mostró, ahora, tenemos diecisiete. El origen del conflicto, el mismo. La bajeza de políticos que no saben hacer otra política que no se refundar los bajos instintos y el odio. Cuando uno para gobernar ha de imponerse o matar al enemigo, es que es un mal gobernante.

Después las bellas palabras otra vez. Son los mismos que hinchan los discursos con palabras como “igualdad”, los que son capaces de todo por ser más y nunca iguales.

No hablare de la difícil situación de España en estos momentos, ni de que arrimar el hombro significa todos juntos y en el mismo barco y en el mismo sentido de la corriente. Esto me parece tan básico, que de obvio, no deberíamos repetirlo día si, día no.

Pero creo que deberíamos de empezar a ser un poco adultos en esta democracia que afortunadamente conseguimos juntos. Porque lo peor no es que los catalanes quieran la independencia, y después los vascos y después quien sabe Dios. No, lo peor es que ese órdago no se juega para buscar la independencia, sino para estrujar al gobierno y siempre, en detrimento del resto.

Me parece una política adolescente, donde solo se mira lo inmediato. Donde quienes la prodigan piensan que solo tienen derechos y no obligaciones. Donde los que la promulgan se creen superiores al resto: creen que ellos son listos y el resto somos bobos. Que tensando esa cuerda, desde el lado de la unión y de los ciudadanos que sí creemos que somos iguales, cederemos una vez más. Pero habrán de ir con cuidado, porque a veces, estas cuerdas tan deshilachadas, acaban rompiéndose y el barco yéndose a la deriva. Porque si el capitán no sabe poner rumbo en el temporal, difícilmente lo va a hacer sin motor.

Dame tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 5 octubre, 2012 por en Hablar por no callar y etiquetada con , , , .

Mis tweets

A %d blogueros les gusta esto: