AnaRosaSanfeliu

Opiniones personales publicadas y otros pensamientos

Varas de medir

¿Se han preguntado ustedes qué sucede si dejas de pagar una cuota de la hipoteca o dejas de abonar religiosamente los impuestos? Lo que pasa, si es que ustedes no lo han vivido ya, es que te hinchan a requerimientos y te amedrentan hasta amenazarte casi con la retirada de la custodia de sus hijos o incluso más.

Sin embargo, a todos no les pasa lo mismo. Los bancos han dejado de hacer frente a sus responsabilidades. Han hundido sus presupuestos, sus previsiones y, además, estan a punto acabar con los ahorros de millones de ciudadanos que depositaron con confianza su dinero en las entidades bancarias. Pero a ellos, no les sucede lo mismo. A ellos, nadie les aprieta hasta ahogarlos (y eso que se han hundido ellos solitos, en su mayor parte por avaricia, esa que dicen que rompe el saco).

Por eso, cuando llegas a un banco a intentar resolver tus problemas económicos, para tratar de no dejar de pagarles, y de repente, un bancario (que no banquero) te empieza a marcar unas condiciones infumables y te amedrenta sin posibilidad de resolver tus problemas y poner buena voluntad para poder hacer frente a tus obligaciones, a mi, personalmente me repatea y me duele en el alma.

Aquí, los españolitos de a pie, tenemos que aguantar no tener un céntimo, pero ver como se les salva el culo a los bancos con una megasuperayuda de millones y millones de euros. A ellos, se les pondrán todas las facilidades del mundo para que no entren en la bancarrota y cierren de verdad sus puertas.

Pero a las empresas en crisis no. A esas que necesitan algo de liquidez para seguir trabajando y sacar adelante puestos de trabajo y actividad económica, a esas, nadie les afloja la soga. Es más, a esas, los propios bancos que han incumplido la mínima condiciones de equilibrio presupuestario, a esas, puente de plata.

Pero es la vara de medir de este país, muy similar al embudo: lo ancho para mi y lo estrecho para ti.

No me parece mal que se resuelva el problema financiero y que los ahorros de una vida de miles de personas no se desvanezcan y se conviertan en nada. Pero lo que no puede ser es que esas ayudas no se trasladen a la economía real. Que de verdad se inyecte liquidez, que las empresas puedan seguir un poquito más. Que no se pierdan puestos de trabajo con la asfixia financiera y que las familias también puedan revisar sus hipotecas y facilitar la forma que tienen de afrontar sus pagos.

Vamos que lo que pido es que a los bancos y bancarios se les bajen los humos y la amnistía financiera sea un poquito para todos.

Dame tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 14 septiembre, 2012 por en Hablar por no callar y etiquetada con , , , , , .

Mis tweets

A %d blogueros les gusta esto: