AnaRosaSanfeliu

Opiniones personales publicadas y otros pensamientos

Tirios y troyanos

Esta misma semana, el alcalde de Peñíscola y diputado provincial de turismo, Andrés Martínez afirmaba tajantemente, o abrimos el aeropuerto o esos simpáticos austríacos, que a mi me encanta encontrarme por el Parque Ribalta, no van a seguir viniendo a nuestra provincia  a dejarnos dineritos en turismo.

Vaya que sí. Si de verdad queremos creernos esto de ser destino turístico, es necesario tener las condiciones necesarias para que los turistas no pasen un calvario para llegar a nuestras tierras. Luego, además, también tendremos que hacer una pensada sobre las ofertas turísticas, culturales y de ocio de nuestros municipios y sobre los hoteles que tenemos y su calidad.

Y esas condiciones pasan por facilitar la llegada de turistas con ese aeropuerto que ha servido de arma arrojadiza por unos cuantos presuntuosos políticos que creen que la política se hace destruyendo todo lo que sale a su paso y hacen sus contrarios. Evidenemente políticos de segunda, de esos que tienen las miras estrechas y pocas ideas para que esta provincia avance.

Que fácil era hacer la demagogia fácil del aeropuerto. Se prestaba a tantos chistes que ahora, reflotar su prestigio y utilidad a algunos supongo que les dará vergüenza.

Pero es que para hacer política de gestión, hay que ser un poquito más serios y saber adonde nos dirigimos.

Este es el caso de los parques temáticos. Hubo muchos de estos políticos segundoncillos que se rieron con aquel “Mundo Ilusión”, un proyecto de parque temático que se diseñó en la época de auge de los parques temáticos, pero que no se ejecutó, con buen criterio, porque las demandas y los dineros ya no eran los mismos.

Supongo que ahora, aquellos críticos socialistas, ya no se reirán tanto al ver como el parque temático que su portavoz en les Corts, Angel Luna, diseñó, construyó y abrió en Alicante cuando fue alcalde, “El mundo de los niños”, con un coste de más de 7 millones de euros, ahora está declarado en ruinas y se ha condenado al arquitecto por su mala praxis en la previsión de ejecución del parque. Pero lo cierto es que un megalago contruido en una ladera, ha sido un despropósito y provocó que apenas a los 8 años de haber sido construido se cerrara y se declarara en ruina total.

Con esto sólo trato de pedir que los políticos tengan un poco más de criterio en general, para el bien de todos. Primero a la hora de planificar. Hay que ser coherentes y sensatos y escuchar lo que la sociedad les pide que hagan. Hay que ser visionarios, por supuesto, pero también conscientes de que los tiempos, las modas y la demanda, cambia. Y entonces, sin complejos hay que saber cambiar y renunciar.

De la misma manera que las críticas ruinosas sobre proyectos del partido contrario, sólo por ser eso, la oposición, no son justas para una sociedad que busca mejorar. Vamos que ni todos tirios, ni todos troyanos.

Dame tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 25 mayo, 2012 por en Hablar por no callar y etiquetada con , , , .

Mis tweets

A %d blogueros les gusta esto: