AnaRosaSanfeliu

Opiniones personales publicadas y otros pensamientos

Santos y piquetes

slogan de la huelga del 29 MHe llegado a la conclusión que España no sabe vivir sin sentirse víctima, sin ser mártir, sin elevar a los altares a algún santo. Y eso pasa, por tener de verdad personas que de manera altruista se sacrifiquen o lo que es igual, santos verdaderos (grupo 1). Estan las personas dedicadas que saben que deben cumplir con su deber cueste lo que cuesta, llámese en este caso el gobierno de Rajoy que tiene la obligación de poner orden económico en un país en quiebra, o aquel trabajador que quiere cumplir con su labor por la que cobra el sueldo que falta le hace, o aquella empresa pequeña que sabe que si no abre la puerta no puede vender y subsistir (grupo 2). Y por último , tenemos al grupo tres, que son los sindicalistas nostálgicos de otras épocas donde las mujeres podían no tener derecho a una baja laboral por maternidad, o que los niños de 8 años trabajaran o que la jornada laboral fuera de 15 horas.

Estos trasnochados supuestos defensores de los derechos del trabajador se olvidan del principal derecho, el del trabajo. Ese que desde hace cinco años es de lo que más escasos andamos en este país y que es simplemente la herencia de un gobierno inútil que tiene el mérito propio de haber conseguido incrementar la cifra de paro en 3 millones de personas por encima de las que teníamos en 2007. Aquel año (y ahora debería sonar una BSO sentimentaloide) en el que aún teníamos un paro por debajo de 7%, paro técnico o lo que es lo mismo, sin paro, hasta el más de 23% que tenemos actualmente.

(suspiro)

Esos anacrónicos sindicalistas necesitan el alimento que les dan las pancartas y los gritos subversivos y hablar de patronos y de parias, ese lenguaje retrogrado que rescatan de otro tiempo, igual que Felipe Gónzalez desempolvaba la chaqueta de pana en todas las elecciones.

A ellos, esos sindicalistas, no hay quien les explique que el actual gobierno es el único que ha cogido el toro por los cuernos y en menos de 100 días ha conseguido: reducir el déficit del Estado en más de 8900 millones en su primera quincena de gobierno. Pero es que además, es el único que ha conseguido activar medidas para que los proveedores cobren sus facturas, que los ayuntamientos no lleguen a la quiebra y se activen sistemas de ajuste que impidan que las instituciones se endeuden más de lo sensato y, por supuesto de lo que pueden ser capaces de pagar.

Lo lamentable es que ayer una amiga al preguntarle porqué quería hacer huelga, me decía: “por eso que dicen en la tele”, ¿y qué es exactamente? pregunté de nuevo…“pues eso, que estamos muy mal” y de ahí no la conseguí sacar.

Con lo cual, sobreentiendo que los huelguistas tienen mucho de estereotipo: si manda la derecha, hay que quejarse, protestar y hacer huelga, aunque gobiernen como deben. Sin mandan los de izquierda: hay que aguantar, porque se les presupone el buenismo laboral. Lástima que hayamos tenido que constatar que los socialistas han hecho lo más bajo y rastrero que se pudiera ver en el mundo laboral: que lleguemos a los 5,2 millones de parados por su mala gestión y que el dinero destinado a la generación de empleo, se lo embolsaran, cuatro señoritos andaluces para sus áticos, festivales y correrías con cocaína.

Pero bueno, si el precio por salir de la crisis es aguantar las pancartas cuatro años, a mí no me importa pagar el capricho sindical.

Dame tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 30 marzo, 2012 por en Hablar por no callar y etiquetada con , , , , , .

Mis tweets

A %d blogueros les gusta esto: