AnaRosaSanfeliu

Opiniones personales publicadas y otros pensamientos

Enroque al mensaje y me llevo una

Hemos entrado en la recta final de la campaña y, a pesar de que España vive una crisis sin paragon, ni antecedentes conocidos. A pesar de que con Zapatero, hemos asistido al increíble caso del presidente menguante, que no sólo no aparece en campaña, sino que todo apunta que hará mejor papel que Brad Pitt en el curioso caso de Benjamin Button, involucionando hasta desparecer.

A pesar de que la calle pide a gritos un cambio de rumbo y un cambio en la gestión política con la voz indignada de la calle.

Pues a pesar de todo eso, los partidos, siguen estrictamente el manual de la campaña.

Pueden cambiar los medios. Pueden cambiar las personas, pero está visto, que, en este país, la política sigue a rajatabla los mismos criterios electorales. El ABC de la campaña: Soliviantar al voto fijo, hacer un guiño que muestre imagen de “modernor” (como llaman en mi pueblo a esa mezcla de progreso casposo que no acaba de ser nada concreto) y colocar al contrincante donde mejor lo vea para darle de guantazos hasta aburrir.

Así se muestran los candidatos a cinco días vista de los comicios. Es decir, nada nuevo bajo el sol y enrocados en los mensajes.

Véase,

Rubalcaba:

Guiño: reunión con los sindicatos, ayer con Cándido Méndez, porque al final haya que dejar ver que la “O” del

PSOE sigue siendo de “obrero”.

A los propios: Sus consignas de “no aceptaremos recortes sociales” (creo que Pablo Iglesias ya lo llevaba en su programa).

 Destinaremos más dinero para educación y sanidad (monotema reiterado de todas las campañas socialistas).

Colocación del contrario: Rajoy nunca se ha enfrentado a nada (reza hoy en El Mundo, a sabiendas que estaba en el gobierno del 11M), pero le suena bien para su runrún de que su opositor no tiene carácter y es un sosamen.

Rajoy:

Guiño: lo dice hasta la saciedad últimamente, “voy a hablar con todos” y “quiero diálogo”. (Pero es que hay algún gobierno democrático que no lo pretenda, aunque sea para aparentar?)

A los propios: El discurso de la sensatez. De quien dirije la política como si fuera la economía familiar. Si una familia se queda sin sueldo, reduce todos los gastos, hasta el pienso del perro. En España habrá que hacer lo mismo y “ser valientes, prudentes y realistas” (es cómo se siente el votante del PP, el que sabe que hay que hacer sacrificios y pone la otra mejilla)

Colocar al contrario: En este caso, Rajoy sigue el refranero popular y utiliza el dicho de “no hay mayor desprecio que no hacer aprecio” y repite una y otra vez que lo que diga Rubalcaba no le interesa, que lo que le interesa es crear empleo.

Rosa Diez:

Guiño: “Es necesaria una reestructuración del Estado” (lo dicen todos, lo sabemos todos, pero ella lo descubre como las Américas marcándose el tanto)

A los propios: Dos consignas, “la solución solo pasa por la decisión, o recortamos los gastos de la Administración o recortamos gastos sociales” (¿Quién no tiene clara la respuesta? Es más que obvia, pero solivianta bien). Y la idea de unidad de la nación, “somos la España de los 17 países” (aunque esto solo lo diga en Madrid).

Colocar al contrario: en su caso por partida doble se ha sacado de la manga convertir lo que podía ser su debilidad, en fortaleza, y es la juventud de su partido, de manera que tilda a PP y PSOE de “los partidos viejos”, para seguir en sus trece de que ambos son lo mismo.

Cayo Lara:

Guiño: Lo decía hoy mismo “seremos la voz de CCOO en el congreso” (alguien lo dudaba hasta ahora?)

A los propios: Los mensajes anticapitalistas eternos en la formación, el enemigo es la banca, “PP y PSOE son títeres de los mercados”, “los mercados nos van a colocar a tecnócratas al frente del gobierno”.

Colocar al contrario: Todos contra las cuerdas, digo que “nuestro enemigo es el PP”, pero también digo “Hay una diferencia importante. Rubalcaba estaba en el Gobierno aprobando medidas contra los trabajadores y contra los sindicatos mientras nosotros estábamos con ellos en la calle
Por tanto, asistimos a mensajes calcamonia a pesar de tener delante una situación diferente. Enrocados en el pim pam pum. Pero sólo con una diferencia: la lectura del objetivo.

En el caso de las elecciones el objetivo es ganar votos, crecer. Y para eso hay que decir lo que la gente quiere oir, pero que dentro de la realidad del elector. Y esto encaja con los mensajes de Rajoy, Lara y Díez, que se llevarán el gato al agua porque a pesar de lo obvio del mensaje, (recortes, reestructuración, ajustes, mercados) es la realidad de su público, quien no tiene no puede estirar, y los descontentos contra lo convencional lo siguen siendo. Mientras que en esta ocasión, el PSOE que sabe que hay que dar un giro a la forma de gobernar y a la política, no lo sabe decir y eso, no sólo le va a impedir crecer, sino que se convertirá en su fuga de agua.

Así que a pesar del enroque en los mensajes clásicos, siempre los habrá que conseguirán llevarse una de esta suma.

Dame tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 15 noviembre, 2011 por en Comunicar para ser y etiquetada con , , , .

Mis tweets

A %d blogueros les gusta esto: