AnaRosaSanfeliu

Opiniones personales publicadas y otros pensamientos

Predicando en el desierto

Así es un poco como me siento cuando argumento una y otra vez a todos mis conocidos políticos, mi maravillosa (porque es mía claro y no tengo abuela) teoría de la escucha activa. Esa que pasa por la necesidad de tener las orejas abiertas, como dirían Gomaespuma, a lo que sucede a nuestro alrededor y poder actuar y tomar decisiones más apropiadas y más acordes conla realidad. Yo siempre digo que si esto lo aplicamos cada uno en nuestras propias vidas, personales y profesionales, mejor nos andaría. Pero si esto se aplica a la política, desde luego, no sólo ganarían los políticos en imagen, sino que ganaríamos todos en buenos gobernantes y mejores oposiciones.

Esta actitud, no significa dejar hablar, que eso ya lo hacemos, gracias a Diós, sino que consiste en escuchar lo que se dice, analizarlo, valorar su oportunidad, calibrar lo bueno que te puede aportar y sumarlo a tu: discurso, programa, acción de gobierno, etc.

¿Sencillo, no? Pues creo que escasos políticos de este país lo ha entendido.

Una prueba de ello, sin duda es la comunicación política que se está haciendo a través de las redes sociales por parte de los partidos. De todos los partidos.

En los últimos días he tenido y tengo la suerte de poder escuchar análisis de los comportamientos de los líderes políticos en las redes. El jueves pasado, Miguel Angel Cintas (@macintas) en su intervención en el II Seminario de comunicación política 2.0 organizado por AVAPOL, hizo una disección de cómo los perfiles de los candidatos al 20N utilizaban las webs, las redes y los “amigos” y “seguidores”.

Desde hace varios días @carlosguadian, hace lo propio desde su blog k-governement.com, analizando que hacen y quien sigue a los candidatos en Twister.

El resultado amargo. Partidistas que se convierten en spam con sus mensajes de propaganda unidireccionales. Cuestión que solo sirve para soliviantar a los propios (que no es poco, en algún caso), pero que no suma ni un solo voto más.

Enemigos que trolean mensajes, hastags y avatares. Malo, aunque bajo mi punto de vista más periodistico, no tan grave como algunos quieren ver. Siguiendo la máxima, que hablen de mí aunque sea mal, no descarto su puntillo positivo si se sabe utilizar bien.

Y afiliados, simpartizantes, camikaces y periodistas, como máximos amigos donde escuchar o de quien recibir feedbacks.

En todo caso, acciones de comunicación que solo van y ninguna viene. Es decir, candidatos y equipos de comunicación parlanchines y poco dados a la escucha, y eso que no estamos inventando nada, porque como decía el Cardenal Richelieu, “hay que escuchar mucho y hablar poco para gobernar bien un Estado”.

2 comentarios el “Predicando en el desierto

  1. AdriánAdrián
    14 noviembre, 2011

    Totalmente de acuerdo. Los políticos deben dejar de mirar-se el ombligo y comprender que las redes sociales no se han inventado para lanzar consignas, así solo lograrán pescar en el mismo río en el que ya pescan. Para crear una verdadera comunidad es necesario compartir contenidos de calidad y mantener conversaciones con los usuarios. El político debe actuar como persona, no como un autómata propagandístico si de verdad quiere aprovechar el valor comunicativo que nos ofrecen las redes sociales. No es fácil ni cómodo estar expuesto ante millones de usuarios en el mundo virtual, pero el político se debe al ciudadano, ¿no?

  2. David Luís
    18 noviembre, 2011

    Estoy totalmente de acuerdo con éste post. Existe una necesidad vital en nuestra sociedad, y no sólo en el campo de la política, de aprender a escuchar a los demás.
    Muchos, entre los que me incluyo, hacemos eso que tu bien explicas aquí, de difusor de la idea que otra persona(de tu partido) ha dicho o hecho, a modo de spam, y en parte es positivo, porqué le das difusión o algo, pero simplemente haces de transmisor sin aportar nada nuevo.
    Pero sinceramente, muchas veces es mejor hacer sólo de correa de transmisión, que aportar algo nuevo a ese contenido, y liarla. Almenos, yo personalmente intento siempre decir lo que creo que debo decir y si no puedo aportar ningún contenido realmente de provecho a esa información, opto por lo más sencillo. Callar.
    Por cierto, la frase de Richelieu, no me mola nada, creo que el gobernante debe hablar, y mucho, porqué una de las características básicas que necesita una democracia representativa, es una buena comunicación entre votante y candidato, porqué el segundo DEBE rendirle cuentas de TODO al primero. O almenos yo lo creo así.

Dame tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 12 noviembre, 2011 por en Comunicar para ser y etiquetada con , , .

Mis tweets

A %d blogueros les gusta esto: